Golem

Vehículo de propulsión 100% eléctrica

GOLEM es un vehículo táctico ligero propulsado mediante la mejor tecnología industrial de un powertrain eléctrico de autonomía extendida, es decir, dos unidades de potencia eléctricas (uno por eje) alimentados por baterías que se recargan mediante el funcionamiento de un motor diésel equipado en el vehículo. Nacido para cubrir un gran hueco en el segmento de los vehículos tácticos ligeros, GOLEM se concibió con unas premisas muy marcadas, ser eléctrico, modular, ligero y muy capaz. 

Premisas en la elaboración

Describiendo brevemente cada una de las premisas, encontramos en primer lugar, un powertrain único en el segmento, con dos unidades de potencia eléctricas de 100 kW cada uno, acoplados de forma independiente a cada uno de los ejes con lo que abre una nueva ventana de posibilidades en este tipo de vehículos.

En segundo lugar, un sistema de tracción integral independiente con el que el vehículo pude variar sus capacidades motrices en función del terreno por el que transite, pudiendo usar tres configuraciones, tracción integral con reparto inteligente de par, tracción delantera o propulsión trasera. Todo ello se traduce en una gran ventaja en términos de autonomía, cuando se circule por vías en las que no se requieran el 100% de sus capacidades off-road, ya que cada unidad trabaja de manera independiente y el vehículo no quedaría inmovilizado en el caso de fallar una de las unidades, característica que GOLEM introduce en el segmento.

Se trata de un vehículo de propulsión 100% eléctrico, cuyo planteamiento presentaba un gran reto, crear un vehículo táctico eléctrico con mayor autonomía que uno equipado con un motor térmico convencional. Para esto se ha recurrido a una configuración de tipo de vehículo eléctrico de rango extendido, cuyas baterías están alimentadas por un motor turbodiésel de 1’6 litros.

Un motor con configuración de cuatro cilindros en línea, inyección de combustible de alta presión por conducto común, turbo de geometría variable y dotado de un sistema de reducción catalítica selectiva SCR, lo que le permite ser homologado bajo la estricta normativa de emisiones Euro6 y también minimizar la huella contaminante del vehículo. Esta configuración nos permite recorrer con el vehículo a plena carga y en su configuración más capaz, una distancia de 1000 kilómetros.

El chasis del GOLEM tiene una configuración de escalera fabricado en acero con todo el powertrain situado en su interior y convenientemente aislado para asegurar siempre la movilidad del vehículo, independiente a las condiciones del terreno.

Al chasis hay que sumar la cabina fabricada en fibras aramida de alta resistencia, que permite reducir el peso en un 70% con respecto a una cabina de acero, logrando masas en orden de marcha alrededor de 1600 Kg, en función de la carrocería que se equipe. Este tipo de chasis nos permite crear un vehículo 100% adaptable a todo tipo de desempeños en el ámbito del off-road y supervivencia, pudiendo albergar un gran elenco de configuraciones.